Ceguera a la navegación y usabilidad del menú.

sillas

Escribe Henrik Olsen, creador de GUUUI

Cómo lidiar con el hecho de que las personas tienden a ignorar las herramientas de navegación. Una revisión de los simples elementos que ayudan a componer una buena experiencia de usuario.

La mayoría de los proyectos web se esfuerzan considerablemente en diseñar herramientas de navegación. Pero el hecho es que las personas tienden a ignorar estas herramientas. Tienen la idea fija de conseguir aquello que buscan, y simplemente hacen clics sobre los hipervínculos o presionan el botón de retroceso para llegar al resultado.

Las herramientas de navegación que se han transformado en un estándar web, parecen estar diseñadas con la ambición de brindar a los usuarios la opción de ir a cualquier lado desde cualquier parte. Los menús que contienen vínculos a todas las secciones principales están ubicados discretamente a la izquierda o en la parte superior, a lo largo de todo el sitio y se despliegan para revelar donde uno está ubicado y hacia dónde es posible dirigirse.

En este sentido, cada página de un sitio web se transforma en una gran intersección donde las señales apuntan en todas las direcciones. Pero, las personas tienen objetivos específicos en mente y encima de ello, necesitan señales claras a lo largo su camino.

Los usuarios hacen clics en los vínculos o presionan el botón de retroceso

Dos de los expertos usabilistas más respetados del mundo, Jakob Nielsen y Mark Hurst están de acuerdo en al menos una cosa: los usuarios tienden a ignorar la navegación y no se preocupan por saber dónde están ubicados dentro de la estructura de un sitio. Están altamente impulsados por una meta y siguen la estrategia de clicar

simplemente un vínculo o presionar el botón de retroceso, cuando están navegando un sitio.

Jakob Nielsen:

“Por casi siete años, mis estudios han demostrado el mismo comportamiento del usuario: los usuarios miran directamente al contenidos e ignoran las áreas de navegación cuando escanean una nueva página”.

“…los usuarios están extremadamente impulsados por una meta y buscan sólo aquello que tienen en mente”.

“…si una página no parece relevante para alcanzar las metas puntuales del usuario en ese momento, entonces ese usuario indudablemente presionará el botón de retroceso…” (tomado del artículo Is navigation useful? publicado en 2000).

Mark Hurst:

“En mis siete años de trabajo web en experiencia de usuario, mucho a cambiado, pero una cosa que no ha cambiado mayormente es el modo en el que la mayoría de los usuarios utiliza un sitio frecuente”.

“…en cualquier página web, los usuarios tienen un objetivo particular en mente y esta meta condiciona su uso. O harán clic sobre un vínculo que piensan que los llevará a alcanzar su meta o, (no viendo ningún clic de avance apropiado) presionarán el botón de retroceso para tomar otro camino.” (tomado del artículo The Page Paradigm publicado en 2003)

De acuerdo a nuestros dos expertos, esta estrategia de hacer un clic o presionar el botón de retroceso, impulsada por una meta es un fenómeno fundamental en la web. Ambos lo han experimentado como un patrón habitual de uso, a lo largo de sus años de estudio y no parece ser un comportamiento que esté por cambiar. Los usuarios aparentemente han optado por un bajo nivel de aproximación a la navegación web.

Los usuarios ignoran las áreas de navegación

Cuando los usuarios llegan a un sitio, tiene algo específico en mente. Entran por una razón. Está razón puede ser exacta, así como comprar una Canon IXUS 40, o vaga, tal como encontrar un regalo para un miembro de su familia. Pero siempre hay una razón, y las personas comúnmente están tan concentradas en alcanzar sus metas, que ignoran cualquier cosa que no parece relevante para su tarea actual.

No parece haber una investigación que confirme que los usuarios ignoran sistemáticamente las áreas de navegación, pero el comportamiento es muy similar al fenómeno de la “ceguera al banner”. Estudios realizados por el equipo Benway and Lane ha demostrado que cuando los usuarios buscan información en un sitio web, generalmente ignoran cualquier cosa que parezca un aviso o banner. De hecho, descubrieron que las personas tienden a ignorar cualquier elemento que está visualmente separado de cualquier otra cosa. Sus descubrimientos sugieren que separar las áreas de navegación del resto de la página puede dar como resultado, una “ceguera a la navegación”.

Otros dos estudios apoyan las observaciones de Jakob Nielsen y Mark Hurst. Un estudio realizado por Software Usability Research Laboratory (SURL) ha demostrado que el uso del menú de rastros en un sitio es muy bajo, en tanto que un estudio de eyetracking realizado por la agencia de usabilidad UIE ha demostrado que los usuarios comúnmente sólo alejarán su atención del centro del área de una página web, después de haber fracasado en buscar modos de proceder en el centro.

Las implicancias de una navegación impulsada por una meta

Ambos, Jacob Nielsen y Mark Hurst, cuestionan el valor de los esquemas de navegación que se han convertido en estándares web. Los menús superiores, laterales y los menús de rastro que se emplazan a lo largo de un sitio son a lo más, ignorados y a lo menos distractores. Otros como Kristoffer Bohman, concluyen que la navegación predominante debería morir considerando que raramente es necesitada, es difícil de interpretar y ocupa un espacio valioso.

De acuerdo a Jacob Nielsen no hay necesidad de vincular todas las secciones desde cada una de las páginas de un sitio. Deberíamos limitar la navegación predominante a cinco o seis características básicas y dejar que las personas regresen a la página de inicio, si desean empezar desde arriba. En lugar de ello, deberíamos enfocarnos en llevar a los usuarios a lo que quieren y proveer vínculos útiles a contenido relacionado.

De acuerdo a la opinión de Mark Hurst, los diseñadores se esfuerzan demasiado en la organización del contenido y en el diseño sistemas de navegación. Organizar un sitio en secciones y subsecciones no creará por sí mismo, una buena experiencia de uso. Lo que importa es cuán rápido y cuán fácil los usuarios pueden avanzar al siguiente paso en la persecución de su objetivo. Él sugiere una estrategia de tres pasos para diseñar para el comportamiento de “clicar en un vínculo o presionar el botón de retroceso”.

1.Identificar las metas de los usuarios en cada página.
2.Quitar énfasis o remover cualquier elemento (o áreas de un sitio) que no ayuden a cumplir el objetivo.
3.Enfatizar (o insertar) aquellos vínculos, formularios u otros elementos que, o acerquen a los usuarios a su meta o que en definitiva la cumplan.

Mark Hurst, también da un golpe en contra de la consistencia. En su opinión, es tonto agregar elementos de navegación a una página sólo porque es consistente con el resto del sitio. La consistencia no debiera ser la regla principal. Hurst incentiva a los diseñadores a que en lugar de enfocarse en las metas de los usuarios y el en flujo, vayan directamente a los resultados.

Facilitando el comportamiento “clicar un vínculo o presionar el botón de retroceso”

Entonces, ¿cómo podemos facilitar la navegación mediante el comportamiento de clicar en un vínculo o presionar el botón de retroceso? De acuerdo a Jared Spool de UIE, las palabras que invitan a la acción son aquellas que permiten a los usuarios alcanzar su meta. Las palabras que invitan a la acción, son las palabras y frases que hacen que las personas cliquen los vínculos. Ellas contienen los elementos esenciales que proveen la motivación para proceder a la siguiente página.

Jared Spool ha formulado lo que él ha llamado como “Avanzar hasta encontrar la norma”:

“…una página web puede hacer sólo una de dos cosas: o presenta el contenido que el usuario quiere o presenta los vínculos que llevan a los usuarios al contenido que quieren. Si una página no sigue esta regla, entonces los usuarios paran de hacer clics”. (extracto del artículo The Right Trigger Words).

En un estudio, donde los participantes fueron entrevistados por primera vez sobre aquello que esperaban encontrar en un número considerable de sitios, la UIE descubrió que cuando los participantes encontraban exitosamente el contenido deseado, las palabras que usaban en la entrevista, aparecían el 72% de las veces en la página de inicio del sitio. Cuando no tenían éxito, sus palabras aparecían solo el 6% de las veces. El estudio sugiere que si las palabras correctas que invitan a la acción son presentadas en la página de inicio, los usuarios están mucho más cerca de encontrar aquello que andan buscando.

Jared Spool usa el rediseño de un sitio web para la compañía Analog Devices, como un ejemplo de un sitio queha sido bien testeado con usuarios, dado su foco en palabras que invitan a la acción.

El sitio fue rediseñado desde un típico sitio de una industria de alta tecnología, con unos pocos vínculos de categorías de productos en la página de inicio, a un sitio con una página de inicio que contiene un gran número de palabras que invitan a la acción. En lugar de adivinar bajo qué gran categoría se clasifica el producto, los usuarios pueden seleccionar rápidamente el producto más cercano de una lista e ir directamente al contenido deseado.

De acuerdo a Jared Spool los vínculos tienen que proporcionar suficiente “esencia” para ayudar a los usuarios a avanzar hacia su meta. Y esta esencia proviene de las palabras que invitan a la acción. Cuando un nuevo contenido es añadido a un sitio, asegurar que los vínculos a ese contenido presentan las palabras correctas que invitan a la acción, es la tarea más importante para los diseñadores.

Facilitando la navegación explorativa

Si las personas están tan motivadas por una meta e ignoran cualquier cosa que no se relaciona con la tarea que ejecutan en ese momento, ¿cómo podemos dejarles saber acerca de beneficios adicionales que les pueda interesar? Un estudio de la UIE descubrió que los usuarios pueden ser atraídos lejos de su requerimiento inicial sólo después de que hayan logrado alguna parte o la totalidad de su objetivo. Los investigadores llaman esto como “el momento de seducción”.

“El momento de seducción puede darse sólo cuando los usuarios han completado al menos una parte de su requerimiento inicial. Es difícil atraer a los usuarios hacia otro objetivo, sino hasta que hayan alcanzado este (autodefinido) punto; antes de eso, simplemente ignorarán las distracciones” (extracto del artículo The Right Trigger Words).

Tal como Jakob Nielsen y Mark Hurst, la UIE ha experimentado el hecho de que los usuarios entran a un sitio con una misión y no se apartan del camino que los conduce a su requerimiento original, antes de que esta misión es plenamente satisfecha. Pero una vez que encontraron la información, en la que están más interesados, parecen más propensos a cambiar su atención.

El momento de seducción es el punto en el cual los diseñadores tienen más probabilidades de poder motivar a los usuarios a explorar contenido adicional. Para atraer a los usuarios fuera de su camino, los diseñadores deben identificar estos momentos de seducción, descubrir qué información podría interesarle a los usuarios en este punto y encontrar el emplazamiento óptimo para la atracción.

Ya que los usuarios no están propensos a ser atraídos antes de que hayan logrado aquello por lo que vinieron, la navegación persuasiva debería localizarse en puntos donde podemos esperar que los usuarios han finalizado su misión. Un buen lugar usualmente es hacia el final de una página. Si los usuarios han llegado hasta este punto, han demostrado cierto interés en el contenido que se parece al que ya han cumplido y permitirán que su atención se desvíe.

Amazon.com siempre ha sido un buen ejemplo de cómo motivar a los clientes a explorar ofertas adicionales. Después de que se ha tenido la oportunidad de evaluar un libro, el sitio invita a chequear otros títulos por autor, libros de la misma categoría, libros que otros clientes han comprado y recomendaciones basadas en acciones previas en el sitio.

En conclusión

Aparentemente es un hecho ineludible que los usuarios estén altamente motivados por una meta y tiendan a ignorar las herramientas de navegación. En su lugar, se concentran en el área central y presionen el botón de retroceso, si no pueden encontrar cualquier cosa que los lleve más allá.

Los descubrimientos sugieren que la navegación debería ser una parte destacada del sitio. En lugar de ser apéndices discretos separados del resto del sitio, la navegación debería integrarse en él y asegurar que los usuarios permanezcan en este flujo.

Algunos pueden decir que no es tan malo como parece. Las personas eventualmente encontrarán el vínculo que los llevará más allá, después de haber examinado la página más a fondo. Pero, ¿por qué debiéramos traspasar esta carga a las personas si podemos diseñar esquemas de navegación basados en cómo la gente realmente navega?

Artículo original disponible en: www.guuui.com

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

2 comments

  • Me estaba cansando de los diseños web mediáticos, y no sabía por qué.
    Un artículo esclarecedor. Gracias.

  • Tuve la oportunidad de colaborar con el rediseño de Asturias.es en que se apostó por precindir de un menu de navegacion y proponer un sistema de navegación similar al de los cajeros automáticos, acotanto al maximo las opciones de navegación a medida que navegas.

    El sitio resultó todo un exito y se ha transformado en un referente en España.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *