¿Dónde estás ahora? Diseñando para la revolución de la ubicación

Colgando

Escribe Jonathan Follett, Presidente y Director creativo de Hot Knife, Inc.

Pareciera que la tendencia tecnológica es a la confluencia de aplicaciones en un solo aparato o espacio de uso. En este sentido los aparatos móviles son una excelente oportunidad para estar conectado en todas partes y tener acceso a la información deseada.

Pero ¿cómo responden los diseñadores, los desarrolladores y los proveedores de servicios a este nuevo desafío?

Follett presenta un parametro que de aquí en adelante siempre deberíamos tener presente: la ubicación.

De todos los sistemas digitales utilizados por las personas, los aparatos móviles ofrecen la mejor oportunidad para satisfacer sus necesidades y deseos al entregar experiencias interactivas específicas al contexto y sensibles al momento. Pero, en orden de sacar ventaja de este potencial, los diseñadores de experiencia deben hacer la transición del diseño para un espacio delimitado y estático- el escritorio- a la imaginación de las amplias posibilidades que entrega la web geoespacial. Para productos y servicios digitales, la próxima dimensión en experiencia de usuarios que deberíamos considerar, es la ubicación.

Los diseñadores de experiencia deben hacer la transición del diseño para un espacio delimitado y estático- el escritorio- a la imaginación de las amplias posibilidades que entrega la web geoespacial. Para productos y servicios digitales, la próxima dimensión en experiencia de usuarios que deberíamos considerar, es la ubicación.

Cambiando nuestra perspectiva sobre el diseño móvil

No hay duda alguna que la experiencia móvil tiene el potencial para ser más que sólo el escritorio Web adaptado para una pequeña pantalla y accesible de inmediato. Pero al mirar muchos de los productos que las empresas wireless de Estados Unidos están lanzando, uno no lo pensaría.

La mayoría de la industria móvil se está enfocando en acoger contenidos y servicios digitales que ya existen en el ambiente móvil, con un fuerte énfasis en el entretenimiento- por ejemplo, acceder a estadísticas de Fantasy Football (juego de apuestas estadounidense) o visualizar síntesis de recientes programas de televisión. Aunque puede ser entretenido y conveniente revisar las estadísticas de tu jugador favorito mientras haces una fila o durante una reunión de negocios especialmente aburrida, la experiencia es, como mucho, una distracción placentera. No hay nada malo con estos productos- la gente siempre disfruta contenidos entretenidos- pero no sacan provecho del poder de la Web móvil como medio.

El verdadero poder de la Web móvil no sólo radica en entregar acceso remoto a los datos, también en permitir a los usuarios visualizar información contextual relacionada con su ubicación e interactuar con esa información.

El verdadero poder de la Web móvil no sólo radica en entregar acceso remoto a los datos, también en permitir a los usuarios visualizar información contextual relacionada con su ubicación e interactuar con esa información. La Web móvil está preparada para convertirse en el mecanismo de entrega de información para una nueva generación de aplicaciones conscientes de la ubicación.

Imaginando una geografía virtual centrada en el usuario

En un artículo de mayo del 2005, “La web geoespacial: Un llamado a la acción” (“The Geospatial Web: A Call to Action“), Mike Liebhold, autor e investigador en el Institute for the Future, explica:
… podemos ver el comienzo de formas de una verdadera web geoespacial, habitada por hipermedia taggeado espacialmente y geodatos de mapas digitales. Google Maps es una capa más entre todos los atributos cartográficos invisibles y anotaciones de usuarios en cada centímetro de un lugar y adjuntadas a cada objeto físico, visible y útil, en contexto, por un bajo costo, en aparatos móviles fáciles de usar.

Cuando se trata de experiencia de usuario móvil, los datos de ubicación se están transformando en el conector único entre el mundo digital y el físico. Liberados de la experiencia del escritorio, los usuarios pueden interactuar libremente con sus propios datosy los de otros en espacios reales.

¿Dónde estás ahora?

Para los usuarios, la ubicación más importante es dónde se encuentran ahora- convirtiendo a la dimensión de la ubicación en, quizás, el elemento de diseño más importante a considerar al crear nuevas experiencias para usuarios móviles. Los servicios basados en la ubicación se han estado filtrando durante años, pero como los aparatos de posicionamiento global (GPS), los tags de identificación de frecuencia radial (RFID) y otras tecnologías geoespaciales se van haciendo más baratas y más disponibles, estos servicios están creándose camino a la adopción masiva. Los datos de ubicación tienen dos dimensiones intrínsecas: la ubicación absoluta y la ubicación relativa.

Ubicación absoluta

Identificar la ubicación absoluta de un usuario o un objeto- su presencia física- es una capacidad clave de servicios móviles basados en la ubicación. Se sigue de esto que los servicios basados en la ubicación y orientados al usuario más avanzados son los sistemas de mapeo. Sistemas de navegación personal para conductores- por ejemplo TomTom – entregan mapas interactivos y, cada tanto, indicaciones auditivas. Verizon Wireless ofrece un servicio similar, el VZ Navigator, disponible para los conductores desde sus teléfonos móviles. De manera similar, muchos servicios de búsqueda usan datos de ubicación absoluta para monitorear paquetes en tránsito o encontrar posesiones perdidas o robadas- como autos, laptops e incluso mascotas.

Sin embargo, los productos pueden usar este tipo de datos de ubicación para más que la navegación y la búsqueda. El innovador de productos móviles, Apple, mostró en su publicidad para el teléfono Calamari cómo una persona que tiene ganas de comer calamares puede fácilmente encontrar un restaurant cercano, demostrando que la entrega de datos contextuales basada en la ubicación absoluta, proporciona una experiencia de usuario irresistiblemente simple y deseable. Para el usuariuo del iPhone, la diferencia entre esta experiencia y, por ejemplo, encontrar un restaurant a través de una conexión de cable en una pieza de hotel es la instantaneidad, la espontaneidad y lo específico- todas características que aumentan el valor de la interacción.

Ubicación relativa

Otra dimensión útil de los datos de ubicación es la ubicación relativa- la relación en el espacio físico entre dos o más personas, lugares u objetos. Los datos de ubicación relativa hacen posible la primera ola de aplicaciones de redes sociales móviles- dodgeball, Loopt e incluso el plug- in de ubicación para la mensajería instantanea de AOL (AIM)- que informan a los usuarios cuándo sus amigos o colegas se encuentran en la vecindad. El valor de este tipo de comunicación es visible de inmediato. Yo disfruto de mantenerme al día con amigos y colegas usando LinkedIn o Facebook, pero muchas veces desearía tener más interacciones personales con la gente de mis redes en vez de sólo relacionarme a través del espacio digital.

Pronto los diseñadores de experiencia de usuarios deberán enfrentarse al problema de integrar información sobre la ubicación en aplicaciones y hacer puentes entre el mundo digital y el real.

Por supuesto, estos servicios de redes sociales pueden rápidamente hacer surgir la pregunta sobre la privacidad. Claramente, las aplicaciones de redes sociales deben permitir a los usuarios controlar la información sobre su presencia en línea y, de esta manera, prevenir que otros usuarios los encuentren si no quieren ser ubicados. Pero el problema es que no hay controles o settings que puedan garantizar el anonimato del usuario una vez que empieza a ocupar estas aplicaciones. ¿Transformarán estos servicios basados en la ubicación a la privacidad en algo incluso más evasivo? La respuesta es, probablemente sí. Pero estos ejemplos representan sólo el comienzo de los servicios basados en la ubicación.

Datos de ubicación como un elemento de diseño

Pronto los diseñadores de experiencia de usuarios deberán enfrentarse al problema de integrar información sobre la ubicación en aplicaciones y hacer puentes entre el mundo digital y el real.

Filtrando

La ubicación puede servir como un poderoso filtro para los datos- ya sea entregando información específica o sacando opciones innecesarias dependiendo de la ubicación. Algunas aplicaciones a nivel de empresas ya han aprovechado los datos contextuales basados en la ubicación. Por ejemplo, los conductores de UPS pueden acceder a datos relacionados con una dirección de entrega específica. Entonces, si un condominio requiere de un código para una reja de seguridad, ese código aparecerá junto al resto de la información cuando el conductor visualice la información de su próxima entrega. De manera similar, SAP ha desarrollado un sistema de entrada de órdenes de venta consciente del contexto, que hace más eficiente la selección de un producto por parte del usuario, basado en la ubicación. Me puedo imaginar una empresa de construcción usando la ubicación como un filtro para su software de colaboración. Cuando el director de un proyecto llegara a la obra, los planos correctos ya estarían esperando en su PDA.

Tagging

Podemos ponerle tags a contenidos de manera incluso más poderosa utilizando datos de ubicación. En el artículo “Un enfoque desde el diseño a la web geoespacial” (“A Design Approach for the Geospatial Web“), Julian Bleecker, jefe del Mobile Media Lab en la University of Southern California, comparte su visión:

Al taggear contenido y datos con metadatos geográficos- entregando efectivamente al contenido una ubicación en el mundo real- es posible imaginar nuevas metáforas para describir experiencias en el espacio geográfico. Nos toparemos con avisos de mascotas perdidas en nuestro camino al trabajo; la señalética que avisa de la próxima salida en una carretera tendrá indicadores para una ruta más rápida a la playa durante un fin de semana agitado; pararse frente a un teatro permitirá encontrar críticas de cine dejadas por espectadores anteriores. Es increiblemente excitante imaginarse las posibilidades. Quizás nuestras metáforas para manejar contenido cambiarán en consecuencia al crecimiento de la web geoespacial. Puede ser que algún día, en el futuro cercano, hablaremos sobre dejar nuestros archivos, en vez de guardarlos.

Conclusión

Los consumidores ya están anticipando estas experiencias de usuario. Una publicidad reciente para Lowe (cadena de productos para mejorar el hogar), presenta a un hombre que, en el proceso de comprar un electrodoméstico, conversa con miembros de su familia estratégicamente ubicados en tiendas de la competencia, mientras el vendedor de Lowe espera pacientemente. La pregunta que le hace el hombre a su familia es: “¿Cuánto cuesta allá?” Está comparando los precios en tiempo real. El punto de la publicidad es que Lowe tiene el mejor precio. El reto, desde el punto de vista de la experiencia de usuario, es encontrar una forma de entregar los mismos datos sin que su familia tenga que ir a las otras tiendas. Es posible, de todas maneras, que a Lowe no le guste que sus lavadoras estén geotaggeadas con información de los precio de la competencia.

El poder de las comprras en línea, es posiblemente la habilidad de los usuarios de investigar y comparar precios en una variedad de tiendas. Por otra parte, en la experiencia presencial, los clientes se benefician al poder tocar los productos, mirarlos en detalle y evaluar su calidad y arte. La experiencia móvil tiene el potencial de permitir a los clientes hacer un puente entre los mundos online y offline- permitiéndoles acceder a precios, comentarios y otros datos de valor mientras se encuentran en la tienda revisando el producto.

El espacio móvil aún es el Viejo Oeste de las aplicaciones interactivas. Un anfitrión de plataformas competitivas, estándares nacientes y restricciones de proveedores, lo que hace de este medio uno desafiante para los diseñadores. Llegar a un equilibrio entre los requerimientos técnicos y las posibilidades imaginativas de diseño no es tarea fácil. Pero el potencial y la necesidad de servicios conscientes de la ubicación es aparentemente, ilimitada.

Publicado originalmente como “Where are you now? Design for the location revolution” , por Jon Follett, en UXMatters, el 22 de octubre del 2007

Compartir:Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Facebook

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *